INFORMACIÓN
Inicio / OPINIÓN / Ensayo sobre la ceguera

Ensayo sobre la ceguera

 

IMG_3849 copia
“Creo que nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos, ciegos que ven, ciegos que, viendo, no ven.” Ensayo sobre la ceguera | José Saramago (1995).

Hubo un tiempo en el que fui ciego. Afortunadamente un ciego capaz de ver el color de las flores.

Dicen que el color no es más que la interpretación que nuestro cerebro hace al recibir un haz de luz proyectado por un objeto.

Creo que fue esa luz la que me cegó. Algo completamente paradójico.

Durante aquel tiempo de claridad cegadora, estuve expuesto como nunca más volveré a estarlo. No había ningún tipo de barrera ni protección. Tal cual me veían, tal cual era. El riesgo, inmenso.

Con aquel riesgo vino el estallido. Una bomba de oscuridad que te transporta a la realidad. Se trata de una realidad llena de prejuicios y reglas que te ordenan cómo debes pensar, en qué debes creer y por qué cosas vale la pena luchar.

Desde mi punto de vista, significa la pérdida completa y total de la libertad. Dejas de ser tú. No piensas, no decides, no eres tú. Eres otros porque piensas lo de otros y crees cuánto ellos dicen que es creíble.

Quizá por eso no exista la magia. Nos hemos encargado de hacerla invisible. Somos ciegos a ella. No puede existir. No debe hacerlo. Así que sencillamente, no existe.

Nunca tuve miedo a la soledad, aunque sí a la oscuridad. No hay color y se resiste a cualquier esfuerzo por tu parte.

Aunque hubo un tiempo en el que fui ciego y genuino, ahora he recobrado la visión. No hay tanto color como lo hubo entonces. Todo es más pálido y si te lo llevas a la boca, puede que un poco amargo.

Ahora bien, lo más dulce y brillante de todo es esa sensación que recorre mi cuerpo cuando, durante el día más gris que la ciudad te puede regalar, camino aferrado a mi mismo tratando de contagiar esa lucidez a todos los que se me cruzan viviendo esta tremenda segunda ceguera.

De esa no se sale tan fácil. Es profunda. Yo diría que casi definitiva.

Pero son felices.

También ignorantes.

Yo también soy feliz.

Y nunca tuve miedo a la soledad.

Al fin y al cabo, una gran amiga me dijo una vez que era el precio que debíamos pagar las almas libres.

Sobre Fosters MK

Fosters MK
"De todo aquello de lo que no hablas. De todo aquello que no cuentas por no entrar en sentimentalismos". A.M.

MIRA ESTO TAMBIEN

El camino hacia ti mismo.

Ayer estuve charlando con alguien muy especial. Fue una conversación de esas que se te …

Transition.

  Hoy me he encontrado con una persona muy curiosa. No es la primera vez …

Padre nuestro, ciego, sordo y desocupado

Desde siempre se a educado desde niños en la creencia de que existe un Dios …

La coincidencia planeada más bonita de la historia.

Desde que el hombre es hombre y a veces piensa, ciertas cuestiones trascendentales le persiguen …